¿Objetivos de Focal Fija o Zoom?

¿Objetivos de Focal Fija o Zoom?
5 (100%) 1 voto

Si tienes una cámara de ópticas intercambiables, la elección de tus nuevos objetivos marcará profundamente el devenir de tu desarrollo como aficionado a la fotografía. Y es que, si todos comenzamos en este mundillo con el clásico objetivo kit (por ejemplo, el 18-55 mm) que suele venir incluido al comprar nuestra primera réflex, a poco que queramos aumentar la calidad de nuestras fotos con equipo nuevo, la adquisición de objetivos adicionales se vuelve algo básico (los objetivos kit están bien para iniciarse, pero su limitado rendimiento y calidad pronto se convertirán en un lastre). ¿Tú también estás atravesando esta situación y te estás planteando comprar un objetivo para la cámara nuevo? En ese caso, seguro que también te has hecho la misma pregunta que da título a este post.

La senda del fotógrafo está plagada de disyuntivas… ¿Canon o Nikon? ¿Full Frame o formato APS-C? ¿Objetivos zoom o fijos? Desafortunadamente, no existe una respuesta categóricamente correcta para todos estos interrogantes, sino que deben ser nuestros gustos personales o nuestras preferencias como fotógrafos los que nos lleven a decantarnos por uno u otro extremo de la balanza.

Así que, si esperabas que aquí te resolviésemos la sempiterna duda sobre qué es mejor, un objetivo de focal fija o un objetivo zoom, lo cierto es que no vamos a hacerlo, pues no queremos elegir por ti. En lugar de eso, te contaremos las ventajas y desventajas de uno y otro, para que seas tú, con toda la información en tu poder, quien decida qué es lo que más te conviene.

Objetivos Zoom vs Focal Fija

Antes de comprar un objetivo nuevo para nuestra cámara, lo ideal sería poder probarlo para conocer de primera mano su rendimiento y la calidad de imagen que proporciona en diferentes situaciones. Así que, si tenemos algún amigo que también sea aficionado a la fotografía y que cuente con varios objetivos compatibles con nuestra cámara, podemos pedirle que nos deje realizar algunas pruebas.

Pero, como sabemos que esta es una situación poco probable, lo mejor es informarse bien sobre las características de los objetivos en los que estemos interesados. En el caso que nos ocupa, para elegir entre objetivos de focal fija y objetivos de focal variable (tipo zoom), como los llamados objetivos todoterreno, vamos a repasar algunas de sus cualidades más significativas:

Ventajas de los Objetivos Zoom

El principal argumento que esgrime un fotógrafo al tomar la decisión de comprar objetivos zoom es la versatilidad que ofrecen. Y es que disponer de un variado rango de distancias focales (tales como 18-135mm o 55-250mm) le permitirá abordar un mayor número de escenarios distintos a la hora de tomar las fotos. Por ejemplo, con un objetivo zoom 18-135mm, el fotógrafo puede utilizar una distancia focal gran angular como la de 18mm para capturar toda la planta de un gran edificio que se encuentra frente a él, mientras que, ampliando esa distancia focal del mismo objetivo hasta cifras mayores, puede inmortalizar otros motivos que se encuentren más alejados, como los pequeños detalles ornamentales situados en el tejado de dicho edificio.

Conozcamos ahora, en su conjunto, todas las razones para comprar objetivos zoom o de focal variable:

  • Versatilidad: ya lo hemos dicho, la versatilidad de un objetivo zoom, gracias a su rango de diferentes distancias focales, será su gran reclamo frente a las ópticas de focal fija. Si te gusta cualquier tipo de fotografía (paisajes, retratos, urbana, etc.) y quieres un objetivo polivalente que te permita obtener buenos resultados en cualquier situación, los objetivos zoom son lo tuyo.
  • Facilidad de transporte: el peso de nuestro equipo fotográfico es algo que siempre hemos de tener en cuenta cuando salimos a hacer fotos. Y puestos a elegir, todos preferimos cargar con un equipo compacto y ligero. En ese aspecto, llevar un único objetivo zoom con un amplio rango de distancias focales siempre será más práctico (por volumen y peso) que cargar con varios objetivos de focal fija para poder abarcar distintas distancias focales.
  • Seguridad para la cámara: el proceso de intercambiar lentes hace que el delicado interior de nuestra cámara quede expuesto y vulnerable durante unos segundos, lo que conlleva un cierto riesgo de que alguna mota de polvo se cuele en el espejo o en el sensor y ocasiones problemas. Si trabajamos con un objetivo zoom, gracias a esa versatilidad de la que hablábamos, no tendremos la necesidad de cambiar de lente con tanta frecuencia (ya que el propio objetivo zoom nos permitirá trabajar con diferentes distancias focales) y, por tanto, minimizamos el riesgo de que se cuele suciedad al interior de nuestra cámara.
  • Precio relativo: al hablar de “precio relativo” como punto a favor de los objetivos zoom no queremos decir que estos sean más baratos que los de focal fija, sino que pueden suponer un ahorro si lo comparamos a la cantidad de objetivos de focal fija que debe comprar un usuario para cubrir el mismo rango de distancias focales que un único objetivo zoom. Por ejemplo, un objetivo zoom 18-200mm puede trabajar con distancias focales muy variadas, válidas para fotografía de paisajes, de retratos y de acción; mientras que un usuario de focal fija necesita adquirir más de un objetivo para cubrir esa versatilidad (necesitaría un objetivo gran angular para paisajes, un 50mm para retratos y un teleobjetivo para la fotografía de acción). Por tanto, un único objetivo zoom resulta más económico que comprar varios objetivos de focal fija.

Ventajas de los Objetivos de Focal Fija

Si decíamos que la versatilidad era el principal baluarte de los objetivos tipo zoom, hemos de decir que la luminosidad es el de las lentes de focal fija. Y todos sabemos lo importante que es la luz en el mundo de la fotografía…

De acuerdo, un objetivo de focal fija puede estar limitado en cuanto a las distancias focales, pero, en lo referente a la luminosidad, sí que nos brindará una mayor libertad de acción que los objetivos zoom, pues su mayor apertura del diafragma (la que facilita que entre más luz al sensor de la cámara) nos permitirá obtener resultados increíbles independientemente de las condiciones de luz ambientales.

A continuación, repasamos las principales razones para comprar objetivos de focal fija en lugar de objetivos tipo zoom:

  • Luminosidad: en fotografía, la luz lo es todo, y que un objetivo nos permita trabajar con aperturas del diafragma tan generosas como f/1.8 o incluso f/1.4 es un factor muy a tener en cuenta. Y ya no solo porque, al ser capaces de captar más luz, nos permitan obtener buenos resultados en condiciones de poca luz ambiental (fotografía nocturna, de interiores, sin flash, etc.), sino también porque de la apertura depende la profundidad de campo, pudiendo reducir esta hasta niveles sorprendentes, para obtener llamativos efectos en nuestras fotos, como el popular bokeh o los fondos desenfocados resaltando al motivo principal de la imagen.
  • Calidad de imagen: al ofrecer una mayor apertura del diafragma, los objetivos de focal fija puede absorber más luz, por lo que podemos reducir los 2 otros valores del triángulo de la exposición, el tiempo de obturación y la sensibilidad ISO, lo que se traduce en un menor riesgo de trepidación y de ruido fotográfico y, por ende, en fotos con una mayor calidad de imagen.
  • Nitidez: la mayor nitidez de los objetivos de focal fija es también un hecho. ¿El motivo? Que al centrarse en una única distancia focal, no necesitan emplear tantas lentes o cristales como los objetivos zoom, por lo que las imágenes que se obtienen son más nítidas.
  • Velocidad de enfoque: gracias a ese menor número de cristales y a su construcción más sencilla, los objetivos de focal fija pueden enfocar de forma más veloz y eficaz que los objetivos de tipo zoom. Y esta es una cualidad importante en fotografía de deportes o de niños, donde el sujeto no para quieto y debemos enfocar rápidamente.
  • Robustez: la presencia de un mayor número de cristales y componentes en los objetivos zoom hace que estos sean más delicados y que un simple golpe pueda desajustar alguno de sus elementos internos. Por su parte, los objetivos de focal fija, al contar con muchos menos elementos en su construcción, se perfilan como más robustos y fiables.
  • Relación calidad/precio: ya hemos dicho que los objetivos de focal fija ofrecen una nitidez y una calidad de imagen espectaculares. Pero es que, además, lo hacen por muy poco dinero. Y es que, al ser más sencillos que los tipo zoom, también son los objetivos más económicos. Si quisiésemos comprar un objetivo zoom con la misma calidad y luminosidad que uno de focal fija, tendríamos que invertir miles de euros, mientras que, hoy día, es posible encontrar objetivos de focal fija y gran luminosidad como los clásicos 50mm f/1.4 y 35mm f/1.8 por menos de 500 euros.

Objetivos Fijos o Zoom: Opiniones

Finalmente, queremos incidir de nuevo en que, al elegir entre objetivos zoom y de focal fija, debes ser tú el que escoja, en función de lo que vayas a necesitar como fotógrafo: mayor versatilidad o mayor luminosidad.

Sin ánimo de querer influir en tu decisión, sí que queremos recomendarte que, antes de decantarte por un tipo u otro, trates de probar un objetivo luminoso de focal fija. Te costará no enamorarte perdidamente de las fotografías que obtendrás, y descubrirás los motivos por los que, si formulásemos la pregunta de cuál es su objetivo preferido, 9 de cada 10 fotógrafos responderían que un 50mm F/1.4 o un 35mm f/1.8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.